Box
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Pasad el mouse

Links Importantes

Últimos temas
» The Dark Circle {Elite}
Jue Ago 13, 2015 9:56 pm por Valkyria Skuld

» True History of Hogwarts [Afiliación Élite]
Jue Ago 13, 2015 9:56 pm por Valkyria Skuld

» En el agua claro, que brota en la fuente {Libre}
Vie Mar 13, 2015 3:42 am por Cateline

» La Pluma y la Ficción [Afiliación-Normal]
Miér Mar 11, 2015 6:54 pm por Valkyria Skuld

» Directrices de Vossed
Lun Feb 16, 2015 4:02 am por Ilúvatar


El ultimo cosmos 50x50 Rise of Polaris Amaranth The true history of Hogwarts

DIRECTORIOS
50x50



• ESTACIÓN •

-INVIERNO
- Duración: 10 meses
- Diosa: Hathor
- Precipitaciones: 850 mm.
- Máx. /mín. temperatura:
Diurna: 28/20ºC
Nocturna: 16/8ºC

contador de visitas
Contador de visitantes en Vossed Invitado


Comparte | 
 

 Capítulo I: El Inicio Vossed

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
avatar
Valkyria Skuld
Administrador
Cantidad de envíos : 362
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Edad : 31

Hoja del Personaje
Profesión: Vocera del Dios Ilúvatar, the punisher etc.
Raza:
Estatus Social: Omnipresente
MensajeTema: Capítulo I: El Inicio Vossed   Lun Dic 24, 2012 8:30 pm




Capítulo I: El Inicio


Hubo un tiempo en el que todo estaba oscuro, en esa época en la que nada existía, aún acontecía el comienzo, el inicio de todo, el principio de todo, el nacer de los tiempos, el despertar de la vida. Todo transcurría siempre con la misma oscuridad absoluta, hasta que en uno de los momentos despareció la "normalidad". Eso ocurrió a causa de que dos astros más negros que la misma oscuridad tropezaron y se creó la vida de un ser, la Diosa Suprema, que regentaba su poder en los dos astros adquiriendo así el control sobre todo, y todos. De esta manera se propuso crear vida a su alrededor, pues resultaba tedioso y aburrido estar sola en un espacio indefinido. “Robó” una pequeña porción de la materia a uno de los astros con el que creó su hogar, la Odisea Divina. En ella nacieron a raíz de sus poderes: el Sol, Dios del Fuego; la Luna, Diosa del Agua; el Cielo, Dios del Viento; y la Tierra, Diosa de la Tierra.

Desde entonces, Diosa Suprema y dioses vivían en paz y armonía. La Madre de los dioses era un ser de calma personalidad, educada y amable con sus hijos e hijas. Mientras que el dios Sol era algo más temperamental y orgulloso, su hermana, que siempre lograba calmarlo, era la más sensata y bondadosa de todos los dioses: ella era la diosa Luna. La diosa Tierra siempre estaba distante y bajaba hasta el planeta creado por ella y por sus hermanos con la ayuda de su Madre para aislarse de ellos. Le agradaba la soledad. Tal vez fuera una melancólica. Así que ella era la más solitaria de todos sus hermanos. Sin embargo, su hermano, el Dios del Viento, se compadecía mucho de ella y la visitaba siempre que podía.

Todo era al fin y al cabo muy llevadero puesto que no existían nunca grandes problemas. Éstos llegarían cuando en un ataque de aburrimiento la diosa Tierra quiso colmar sus campos de vida mortal. Entre los cinco, deliberaron sobre el tema y se aprobó la propuesta. Dispuestos entonces a formalizar y adaptar el planeta para que sea habitable, se afanaron en su creación con el fin de acomodar un ecosistema afín con los mortales.

La diosa Tierra fertilizó las tierras con toda clase de vegetación y vastos boscajes. Y con la ayuda del Dios del Viento levantó imponentes cordilleras.

El dios Sol dio el calor a elementos y cuerpos de este recién aflorado mundo manteniendo vitalidad y energía en todos ellos. La luz del planeta corre también de su cuenta. Junto a la diosa Tierra instauró las piedras y metales valiosos.

La diosa Luna, por su parte, derramó sus mares en el susodicho planeta. Y sustentó a la flora y fauna con agua pura caída de los cielos formando ríos, lagos, cataratas, etc.

Y, por último, el dios Viento haría arreciar las tormentas y los huracanes sobre las tierras y los mares provocando catástrofes y grandes marejadas.

Éstos fueron los primeros pasos que se dieron para la creación del nuevo mundo, aunque faltarían bestias y mortales que convivieran en las estancias terrenales. Pero los cinco dioses no se situaban en consonancia y la creación de la vida alentada no cobraría existencia por el momento. Mientras tanto la existencia transcurría para los dioses como el tiempo para la oscuridad.

Rebasados varios períodos, la diosa Luna se consumó en una desesperación con el dios Sol. Pues a juicio de ella, a él todo le causaba disgusto y sus continuos deslices terminaron colmando la paciencia de la Diosa de los Mares. Así que prometieron no volverse a encontrar jamás. Fue así como se dio lugar al día y la noche. Para neutralizar su añoranza en la inmensa oscuridad alejada del Sol, tuvo una hija, la joven Diosa de las Estrellas. Estrellas que acompañaron a su madre Luna para toda la eternidad.

Pronto nacería también la Diosa del Hielo, fruto de los dioses del Aire y del Agua, y el Dios de los Rayos, sobrevenido por la furia del dios Sol tras la descendencia creada entre el dios del Viento y la diosa Luna. Empezaban así las primeras crispaciones entre todos ellos. Mientras la Diosa Tierra seguía su “autismo”, creó a la novicia Diosa de los Muertos para que los mortales caídos se manifiesten ante ella y ésta delibere si destinarlos al inframundo o al hogar Celestial.

Por el polo opuesto a la Diosa Suprema, la Diosa de la Oscuridad creó a los dioses que regentarían los Infiernos. El primero de todos sería su principal valedor y mano diestra, el Fantasma, Segador de Espíritus. Acto seguido, nacería el dios que guardaría las Puertas del Infierno.

En esta facción todo lo programado salía con esplendorosa culminación. Y a consecuencia de ello, hicieron nacer a un tercer elemento, Mórtimer, Dios de la Guerra. Este pasaría a ser conocido como CAOS. Sería el dios que los primeros nacidos enviarían a destruir la Tierra que había crecido hacía más bien poco. Y de esta manera se desataría la posterior Guerra de los Dioses. Pero el asunto se les fue de las manos y CAOS se desmarcó como el DIOS de los dioses convirtiéndose en el más poderoso de todos.

La guerra surgiría de igual manera, pero con unos tintes menos sutiles y estratégicos de lo que la Diosa de la Oscuridad tenía previsto, con una atrocidad perversa y temible.

Retomando ahora los temas de la Odisea Divina, donde finalmente para calmar los ánimos crearon vida mortal en la Tierra. Aunque al parecer no terminó de ser suficiente para paliar en su totalidad todas las discrepancias. Transcurrirían alrededor de 1200 años desde la creación de la vida, con los humanos como máximos exponentes. Y aunque ellos eran los más numerosos desde el principio, a medida que pasaban los siglos iban irrumpiendo razas y razas, como por ejemplo: los elfos; los centauros; las ninfas; las sirenas; las hadas; los duendes; los vampiros, algunos derivativos de los humanos, otros no; los licántropos; los orcos; los trols; y, cómo no,...un infinito etcétera.

Las guerras estaban a la orden del día, las confrontaciones heredadas de sus dioses fueron aprendidas perfectamente como una lección a la que hubieran acudido todos sin tardanza, creando la guerra entre los dioses un espíritu dentro de cada ser mortal con el que estos se identificaran sin remedio e instándolos a la batalla continuamente. Pero estas facetas variarían de una raza a otra, pues a medida que avanzaba la historia los dioses iban mejorando considerablemente sus creaciones y a cada raza que surgía como novedad de última hora se le iba mejorando su espíritu y bondad.

Pero en este segundo milenio acontecería una hecatombe que no se olvidará jamás por los siglos de los siglos.

Todo empezó con el deseo de la diosa Oscura por hacerse con la supremacía divina. Envió para ello a su hijo CAOS, al que no lograba controlar del todo. CAOS convocó a su ejército de “furibundos” y dragones, así como kobolts y bestias aladas, entre otros muchos más entes de luz apagada.

Esta Gran Revuelta, como fue denominada, empezaría allá por 1258 cuando el ejército del dios CAOS avanzaba con paso firme hacia la sangre.

La respuesta del ejército luminoso no se haría esperar y movilizarían un número de tropas jamás visto anteriormente, un número de tropas que no se volvería a repetir en muchos, muchos siglos.

Llegado 1321, la guerra seguía latente. El miedo hacía ya mucho que era compañero en las vidas campesinas. El manejo de la espada cada año era más precoz llegando a coger una niños de hasta nueve años de edad. Pues los guerreros y batallas se desparramaban por las cinco islas de la gran Vossed.

El ejército de Rydia, la Diosa Suprema, estaba acabando con el de Briochêt, la Diosa de la Oscuridad.

Era una veda abierta e intensa, sangrienta y mortal. Entonces, cuando todo parecía perdido para las tornas oscuras, el dios CAOS tomó presencia y fue liquidando a miles unidades de la luz una a una.

No hubo más remedio, la batalla de los dioses estaba a punto de estallar para que toda esta debacle pudiera continuar.

Combatieron dioses y mortales codo con codo hasta la muerte de las divinidades, de todas las divinidades, salvo las dos Diosas Sublimes que llorarían eternamente por estas pérdidas. Y, a causa de ello, en el norte de Hisperia, en el Valle del Olvido llovería perennemente.

Y así acaba esta cruenta y terrible historia de los Dioses Caídos. Pero no acaba ni empieza aquí la vuestra. Para vuestro comienzo hemos de remontarnos a 1516 con unas tierras de Vossed nuevamente reconstruidas aunque con un importante retraso en infraestructuras y medios con respecto a siglos precedentes. Pero la gran urbe del momento está cimentada sobre los dominios de Hisperia, donde su adelanto es mucho más notorio que en las demás civilizaciones. Sólo se han podido levantar dos regiones más, a parte de la “reciente” Hisperia, la más condecorada de las tres a pesar de su corto tiempo de existencia.

Regentada por Balian, un soberano que entraba en los cincuenta tranquilamente. Alto, pero algo débil de vigor debido a viejas guerras que no le dieron ninguna oportunidad de salir indemne al paso del tiempo. Imagínenlo con una protuberante melena canosa, pero con una recortada barba, con cortes perfectos; demasiado perfectos para la época. Sin duda, todo un señor del cuidado y la limpieza personal. Presentable donde los haya, este señor se ganó su reputación, ganando todas las guerras en las que participó, excepto una, la última que libraría hasta hoy en día.

Se trataba de “Las Guerras de las diez mil hojas”, una revuelta protagonizada por algo más de diez mil guerreros; prácticamente como reza el nombre de la susodicha sangría. Perdió como comandante, el territorio de su hasta entonces rey, Sigmund VI “El conciliador”. Lo perdió todo, y todo no es decir poco. Todo su ejército cayó presa de la muerte. Su imperio, basto como era, fue reducido a cenizas en menos de dos días. El comandante Balian escaparía casi milagrosamente de esa masacre, gracias a su huida hacia el río Kiessa y haber sido arrastrado hasta lo que hoy conocemos como Hisperia.

Fue Balian quien la fundó hace cerca de treinta años. Es el imperio más joven; pero la más fastuosa, la más grandiosa de las regiones. Y tanto su emporio como su recolecta de cultivos, eran y son sencillamente ejemplares. El barbecho es elaborado en los momentos precisos; las líneas comerciales son mayoritariamente modélicas, tanto en tiempo como en calidad. Los niños tienen un colegio en el que aprender a escribir y a leer. Y tienen al profesor Ronald Woodhouse, quien les cuenta una historia cada mañana.

El rey Balian se había ganado el cariño del populacho, de eso no cabía ninguna duda. A él es al que tendréis como rey, de escoger vivir en Hisperia.


Template by Kaye from [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] and [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]




† Aiya Isilmë Narieled und Seele Bulhonteön elenion ancálima! †
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Spoiler:
 

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
█║▌│ █│║▌ ║││█║▌ │║║█║
ισ δσч VσssєĐ  τσdσs lσs Dεяεcнσs яεsεяvαdσs
cσρчяιgнτ [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] 2007 - 2015
Volver arriba Ir abajo
 

Capítulo I: El Inicio Vossed

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

 Temas similares

-
» Secretos, nadie es inocente - Capítulo 04
» Secretos, Nadie Es Inocente - Capítulo 6 Y 7
» Me perdí algún capítulo de Barrio Sésamo, pero yo creo que...
» Ficción Real
» [Multiplataforma] Guia de coleccionables de Wolfenstein the new order

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Ѯ Bienvenidos tus primeros pasos Ѯ :: Historia Ambientación, WikiVossed :: Evangelio según Vossed-